miércoles, 2 de enero de 2008

¡Por qué no te enmacri!

Íbamos, un amigo y yo, en auto, por la 9 de Julio. El calor tremendo nos mantenía ocupados, auque íbamos con aire acondicionado. Entre calor y calor, algo llamó nuestra atención. Apareció, ante nosotros, algo que impacto con tanta violencia que nos obligo a mirarnos y volver nuestras miradas a ese sitio. El semáforo se puso en rojo. El auto se detuvo y nuestras miradas, también, ante la valla que rodea al Teatro Colon. “Parece que Macri no lo va a abrir”, dice mi amigo… “Si, eso leí”, le contesto, sin poder decir más. Nuestros rostros habían dicho mucho más que las pobres palabras de nuestro dialogo de semáforo.

El semáforo puso su luz color verde y seguimos.

“Cerramos la calle Corrientes”, dice Mauricio, luciendo sus bigotes. “Nadie, ya nadie ensuciara las calles, la mugre desaparecerá y así reduciremos los residuos y los gastos en limpieza. También demoleremos el Obelisco, el inservible Obelisco, de esa manera reduciremos los esfuerzos que los ciudadanos realizan al elevar su mirada hacia la punta; de esa manera, evitaremos los choques casuales entre individuos; esa reducción se vera reflejada en un aumento de la seguridad, ya que cada uno estará mirando al frente: cada ciudadano tendrá “bien” visto a quien lo rodea… Para quienes andan en bicicleta construiremos bici-sendas en los túneles de subtes, en cada una de las líneas; las bici-sendas más extensas… Realizaremos, al fin, el soñado proyecto de remodelación de la 9 de Julio: reduciremos los carriles a uno y, en medio, una bici-senda… También, todas las calles tendrán una sola mano con dirección ‘ida’… Reduciremos el gasto a cero, no más déficit. Sin ciudadanos no hay gastos”. Macri sonríe y de atrás le pregunta, uno de sus secuaces, “¿Quién va a pagar el ABL?” Macri piensa y le pregunta a Michetti.

Nos imaginábamos todo lo anterior y reíamos a carcajadas. En eso, escuchamos en la radio la voz de Chávez y no pudimos no recordar el “¡Por qué no te callas!”. Comenzamos a hacer bromas y reír. Después recordamos un artículo de Tato Pavlovski en el que, Tato, dice que Chávez hace uso de un lenguaje que despoja, que desviste, que arranca las ropas “glamourosas” y llenas de brillos de los encuentros presidenciales; Chávez saca a relucir los cuerpos excitantes, arranca la ropa y muestra el cuerpo latinoamericano: sus padecimientos y alegrías, sus marcas.

“¡Por qué no te enmacri!” dijo mi amigo y me reí. Por el tono en que lo dijo sonó a “¡Por qué no te pudres!”, “¡Por qué no te vas a la mierda!” o “¡Por qué sos tan mierda!”. Me rei y pensé en el lenguaje, en esa capacidad del lenguaje de nombrar, de representar, de dar forma a un hecho y de aproximarse a “la realidad”.

“¡Por qué no te enmacri!”, dijo mi amigo. Me vino, en ese momento (y, ahora también) la imagen de una transformacion. El lenguaje, en ese caso, toma un nombre propio y lo trasforma en verbo, en un proceso: “enmacricer: 1) acción o efecto de volverse una mierda; 2) acción o efecto de pudrirse…”

Sin embargo, habia algo más: el tono en que mi amigo profirió la frase, tono que remite al cuerpo, a algo que no esta en el lenguaje (mucho menos en la Lengua), sino en el cuerpo, en el sentir, en el universo de sensaciones que han sido marcadas en el cuerpo latinoamericano y porteño. “Enmacricer” es, para mi amigo, y seguramente para muchas personas más, volverse más mierda que la mierda.

Volverse una mierda, también, es PRO. La mierda también PROduce: olores, descomposición, grupos de moscas que sobrevuelan, parásitos

¿Qué pasara con la ciudad de Buenos Aires? ¿Se enmacrizará, se descompondrá y se llenara de moscas y parásitos o los ciudadanos, como granjeros que cuidan sus cosechas, resistirán a los malos tiempos que anuncian los colores amarillos? ¿Cuáles serán las formas de resistir? ¿Cuáles serán las luchas micropoliticas?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

matiii
leí todas las entradas hasta la de los gnos, y la verdad, qué querés que te diga, sos un genio. Además de la belleza que creas combinando todas las palabras de la forma en que lo hacés, decís una andanada de verdades de la forma más certera, llega de verdad lo que escribís, este blog está buení mo y lo voy a recomendar en mis flogs ni bien los actualize


te quiero mucho y feliz 2008

Evange dijo...

Entre dolores y molestias estoy, pero eso no me prohibe leer tu blog

Me encanta que pienses así,
pienso en vos y me hago pis.

poeta hoy me desperté, hasta una canción cree.

Después vení a casa, y te canto una serenata.


jajaja...te quiero mucho, borrego!!

Anónimo dijo...

Pese a estar viviendo un comienzo de año en el que no me quedarán minutos libres hasta, por lo menos, el fin de este mes, no pude dejar de visitar el blog de un amigo que se empeña en obligarnos a seguir pensando.
El caso es que recorrer estos textos no es cosa para hacer cuando uno está apurado. Son muchas las reflexiones que van surgiendo, muchos los desaparecidos que aparecen, muchos los tiempos que van y vienen y muchas las broncas que van surgiendo cuando constatamos cómo la viveza de los poderosos se las ingenia para hacernos votar a semejante energúmeno.
Pero resulta muy gratificante comprobar que existen algunos Matías con ganas de insistir para combatirnos la abulia, la resignación y la falta de energía para levantar un brazo, apretar un puño o lanzar algún grito.
Gracias!
Guillermo

Ana La Loca dijo...

No lo puedo creer!!!!!!!!
La tegnologia y yo nunca nos llevaremos bien!!!!!!!!
Ayer por la tarde deje un comentario sobre lo de Macri y HOY NO ESTA!!!!!!
Bueno... calma... tal vez este quede.
Me gusto, pero creo que en algun lado escuche algo asi, " cada pueblo tiene el gobernante que se merece"
Y Bueno... los porteños querian "seguridad?"
Ahora la tienen,
Nadie los va robar por que no van a tener donde ir.
No va haber cine, ni teatro, ni museos, ni lirica, por que la cultura da perdidas, y como ahora la comuna se maneja como si fuera una empresa, es la cultura la primera que vuela, desaparece.
Me alegrta que haya alguien, una voz que se de cuenta y tenga las ganas y la fuerza para decirlo.
Un beso.
Ana, La Loca.